sábado, 8 de octubre de 2011

Inciativa bloguera (España): FE-.

The Ship. (Fragmento)

Muchas veces he pensado en esa palabra que usan los humanos para asirse a ella como un ancora de salvacion: FE.
Me he preguntado muchas veces que es. ¿Creer en algo? ¿Creer fuertemente en algo? ¿Creer en algo superior a ellos mismos? o acaso lo que no se atreven a plantearse ¿creer en ellos mismos?
Cada uno la vive a su manera, de las 50 almas que porto, no hay dos que la sientan igual; para los papistas puede ser un rosario al que se aferran a sus cuentas como si ello dependiera evitar que nos fueramos a conocer las profundidades del mar, la salud de un ser amado. Para los protestantes que tambien se aferran a dos maderos cruzados, que un Dios no los abandone. ¿Que seria para mi la FE? ¿Es que acaso debo tenerla? ¿En quien?
No se quien fue el poco inteligente que digo que la Esperanza era la hermana pobre de la Fe, y si he de ser sincero, si me dan a elegir me quedo con la primera por pobre y falta de dote que sea, porque se me hace que par amuchos la Fe es quedarte sentado en tu lugar, pidiendo, recitando y esperando que de alguna forma otro -llamese Neptuno, Dios, Alá, shiva o el nombre que le pongas- te solucione las cosas, te saque las papas del fuego. La Esperanza en cambio te obliga a actuar, no sera tu salvacion ni te llevara de la mano a buen puerto. Es un faro en medio de la noche cerrada, cuando la luna precisamente no brilla a causa de  ausencia, las nubes que van desde el amarillento violaceo al negro cubren el cielo como un manto a punto de desplomarse, y estas envuelto en la neblina o llovizna que te encierran como la mas inviolable prision, no se vislumbra estella alguna que te guie, te toque sotaventear mirando con ansias rayana en la desesperacion la brujula que no puede ayudarte en mucho y el sextante sabras ya donde lo guardas, y sin embargo, alli esta esa luz titilante, advirtiendote del peligro o marcandote el camino para que no quedes encallado en la roca. Por pobre que al pensador le parezca, esta humilde Esperanza puede ser la salvacion, y la mano que mantiene el fuego de la luz encendido agregando aceite para que no se apague aun en medio del temporal debe ser alguien que un Dios le llames como le llames ha puesto ahi para que te cuide. El resto, mucho me temo, de ti depende...
Sin embargo, los escucho decir que 'la Fe mueve montañas' aunque en mis  años jamas he visto que solo con la Fe de la tripulacion una montaña de agua llamada ola, no me golpee sin piedad, se derrumbe sobre mi cubierta y sean pocos los imbornales para sacar tanta agua, ni he visto que la tempestad amaine, o que solo por ella el mar devuelva sanos y salvos a aquellos que engullo, aunque hay varios que junto con el rumor de uss pasos, juran que gracias a esta estan vivitos y coleando, seguros que no le pasara nada, y otros que la menosprecian  de plano, dejandola como algo para entretener a las mujeres como sino tuvieran ya bastantes trabajos y no solo a bordo mio.
Es que quizas, cuando me construyeron en aquellos años de reinas de armas tomar, de cambios en el poder, constructores y contratistas corruptos, no solo me dejaron una quilla defectuosa, materiales de mala calidad, sino que entre tanta bodega y entrepuente, no hicieron en el plano un hueco siquier donde portar mi racion de Fe.


Notas:
Por ser un mercante de un pais protestante, a todos los catolicos los llama sin distincion 'papistas' sin importar la nacionalidad. Por ese mismo motivo tambien, las tripulaciones incluian matrimonios y familias completas por lo cual lleva mujeres a bordo.
Sotaventear: estamos jodidos. la unica forma de navegar que no querrias probar.
Imbornales: en las antiguas bordas compactas de madera, espacios abiertos para que saliera el agua de las olas que barrian la cubierta en los temporales.
La epoca de construccion del barco es una epoca de golpes de stado dentro de la misma familia real danesa, un periodo no muy calmo.

18 comentarios:

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Para los memoriosos, pueden ver la imagen 'oficial' de este escrito. No se que barco es; es una foto que saco en Inglaterra una amiga que ya no esta mas, vio el barco y decia fue acordarse de mi. Tomo una foto magnifica.
En que parte de la historia se ubica este fragmento: digamos que es la juventud del navio, esa edad donde te atacan todas las dudas, aunque aun no llega al estado de cinismo del final.

María dijo...

Gracias, Alejandra por haberte enlazado en la iniciativa bloguera en el tema de la FE, a través de tu mirada.

Y es que en los tiempos tan difíciles en los que nos está tocando vivir, creer en la fe cuesta algo, pero a mi me gusta creer en las personas, en la vida, en el futuro, quiero creer en mí misma, porque tener fe es tener esperanzas e ilusión por seguir.

Un beso.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola mi entrañable Alejandra, gracias por tu colaboración en el tema de la fe.ya estoy cansada que no sé qué decirte jajaj!!Ama y déjate amar con sencillez y Dios estará presente, esa es una evidencia de una fe.
Te dejo mi ternura y mi sueño fisiológico
Sor.Cecilia

bixen dijo...

Tú misma; sigue esperando fehacientemente!

Leodegundia dijo...

Yo no creo que la Fe le lleve a uno a quedarse sentado esperando a que alguien te soluciones los problemas, sencillamente la Fe es creer en algo y cuando se cree en algo se actúa, por eso la frase de “la Fe mueve montañas” no quiere decir que sólo con tener fe la montaña se mueva, si no que al tener Fe y creer firmemente en algo se actúa para mover ese montaña.
Buen día

Taty Cascada dijo...

Interesante reflexión Alejandra, y comparto varios de los puntos que anexaste a tu escrito de barcos mercantes...No soy religiosa pese a las continuos intentos de encuadre de mi querida madre, que me ve como representante de un pensamiento que se le escapa por rincones donde ella teme me pueda perder.(A estas alturas de la vida, me tiene como caso perdido, asunto que me causa risa). Siempre discutimos sobre el concepto abstracto de esta corta pero sutil palabra. No puedo creer en algo a ciegas, en una situación cerrada, que no me permite pensar los por qué, para qué, y una serie de interrogantes anexas. Por eso siempre me han gustado las palabras: esperanza, esfuerzo, trabajo, los veo juntos, inseparables. Allí siento que radica mi verdadera fe, en sentir que confiando en mi potencial, trabajando más allá de lo que pienso, esforzándome el triple puedo intentar mover las montañas. Creo y siento, que esa entidad creadora que está presente -no como un algo que juzga, no como un ente que realiza todo por simple casualidad-, está presente siempre cuando nosotros generamos la energía suficiente para crear el milagro.
Un beso Alejandra.

La Gata Coqueta dijo...



Atentamente he venido a saludarte y desearte que la semana que comienza sea hermosa y llena de color, donde la ilusión te dibuje todo aquello que le sea un favorable acontecimiento para todos los que te rodean.

Un ramo de rosas dejaré en tus manos para que su aroma sea un referente de mi afecto hacia ti.

Te sigo y no te olvido puesto que los sentimientos no entienden del espacio tiempo, ni de las distancias.

TQ.

María del Carmen

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Maria, gracias a ti por avisarme, sino ya me habia olvidado de la propuesta, tarde, pero llegue! Un poco modificado, el texto esta tomado de un capitulo llamado 'Los mercado de los desesperados' que era mucho mas largo, de modo que corte solo la impresion del barco sobre ciertos hechos que narra.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Sor Cecilia, yo te diria que descanses mucho, en primer lugar. En cuanto al amor, si, tambien tiene su opinion este protagonista, solo que ese capitulo no reunio quorum familiar nunca para ver la luz...

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Leodegundia, como decia, el texto esta cortado y en parte pegado a dos sectores distintos de un capitulo mas largo originalmente y responde a una mente critica, que plantea sus dudas, aunque al final y casi a regañadientes termine reconociendo implicitamente su fe en algo mas grande que ... se ocupa de mantener encendido un faro.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Taty, supongo que nuestros criterios son similares, y tambien a la opinion criticona de la Ingen en esta parte, que se la nota mas joven que en el escrito precedente, y cree mas en la Esperanza que otras cosas.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Maria del carmen, se extrañaban tus maullidos, esperemos que pronto retornes al ruedo.

Xibeliuss. dijo...

Hola, Alejandra.
Lo primero: han sido una gran alegría estas dos entradas recuperando a The Ship. Yo las cosas guardadas en los cajones rara vez las considero olvidadas... siempre pueden volver a tener su oportunidad.
Y en cuanto a la fe: sí, yo también soy más de su hermana pobre, la esperanza. La fe es demasiado volatil y demasiado veleta también: a unos ayuda, a otros incapacita, a unos respalda y a otros los ata bien atados. Para mi no es de fiar.
Abrazos

xixe dijo...

Todos tenemos derecho a buscar nuestra felicidad y libertad de conciencia con independencia de los demás. En este camino hay quienes descubren a Dios, otros a Alà o a Buda. En fin, también están los que no descubren nada, pero lo importante es llevar una vida productiva donde el amor al prójimo sea lo principal. Saludos.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Xibelius,si bien la historia esta un tanto desarticulada, el escrito esta guardado. Para ser la cronica de un viaje entre dos tiempos, un antes y un despues, debo reconocer que es de lectura compleja para un blog y mas para la gente que entra con poco tiempo.
Cada tanto le retoco algun parrafo, otros no tienen quorum entre los que lo leyeron para ver la luz, pero no fue olvidado. quedo en suspenso nomas.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

xIXE, quizas algun dia suba algo sobre lo que opina el barco del amor, es una de las partes mas severamente censuradas por quienes leyeron la historia completa.

juan andrés estrelles dijo...

Gran texto me gustó, tendré que leer el resto. Un abrazo.

Goathemala dijo...

La fe, si despojada de su sentido religioso, tiene sentido tendrá su utilidad, no lo niego pero me quedo, como el barco, mucho antes con la esperanza. La fe es pasiva, una especie de último recurso. Por contra, la esperanza incita a la acción.