miércoles, 19 de marzo de 2014

Crónicas del mar II. Otros vientos, las mismas velas.

La historia habla más de oficiales que de cocineros.  Xibelius, marzo de 2010. Si, la cosa venia de barcos, porque en ocasión de otro Bicentenario -el Combate de Montevideo- se celebra nuevamente una regata de Buques Escuela de las Armadas Latinoamericanas.


Fragata ARA Libertad, al fondo el B.E. Guayas de Ecuador.
Hay notorias diferencias con cuatro años atrás. Los procesos de independencia en América para 1810 los conoce todo el mundo, pero dicho asi, 'Bicentenario del Combate de Montevideo' parece más un tierno intercambio de cañonazos, una mención de pasada en los libros de historia oficiales de los párvulos y adolescentes;algo muy lejano de la realidad. Solo San Martín que siempre tiene buena prensa parece creible cuando dice que es la culminación de un largo proceso que incluyó al primer comandante de nuestra flota con sus huesos en prisión en España por años, recuperar medios, espacios a costa de mucha sangre; los cañonazos para llegar a Montevideo en el buque insignia fueron  apenas 84 que se repararon al uso nostro: con lo que haya. Cueros de vaca embreados que le dieron al colador de fragata el apodo de "Fragata Negra" y con ese look heavy metal se largó al asedio de la plaza fuerte, hasta para rendirla.
Parco como era,  Don José (de San Martín) escribíó -nada de alabanzas al hombre de Guillermo Brown que comandó el casi milagro con buques mercantes artillados contra la Real Armada- que fué la mas importante victoria de la causa de la Independencia hasta ese momento. Le devolviamos a España a uno de sus últimos gobernantes, marítimos incluidos
.

Descanso en la vela trinquete del ARC Gloria (Colombia)
No se pueden quejar que la haya hecho larga con la historia.... sin embargo esta vez soplan otros vientos para casi las mismas velas. Por estos lares, poca difusión de los grandes diarios se le ha dado puesto  que prefieren anclarse sen la queja, esta vez la Regata Velas Sudamérica 2014 cuenta con toda la indiferencia de estos, sobre todo los de Buenos Aires: desde que el Papa es argentino Dios está en todas partes pero tiene su sede en esta ciudad y si por algún motivo la Capital es excluida, es como si no ocurriera.

Con puerto en Mar del Plata, centro de vacaciones para gente de todo el país y hasta vecinos de mapa, el viaje hasta allá puede agotar el bolsillo en unos días, la Perla del Atlántico esta diseñada como una máquina tragamonedas despiadada; no obstante con presupuestos para cada bolsillo miles de personas aprovecharon el fin del equinocio de verano, un fin de semana largo y en manada (más una) se dieron cita para disfrutar del combo playa, comer mariscos y ver barcos con espectáculos gratis incluídos.
Esta vez se extrañan algunos de los barcos de la ocasión anterior, como el Juan Sebastian Elcano de España, el Sagres de Portugal, o el Caballero de los mares mexicano, el resto de los navios sudamericanos estuvieron firmes como palo macho en medio de la tormenta, se agregó un velero antártico y una sola embarcación civil, que dicho sea de paso, como moderna pirata la aborde previo aviso de 'dama va'.

Algunas cuestiones ajenas a la navegación y evento, tendieron  trampas:  la citada  dejadez de los medios, la mala pagina web oficial nacional o internacional con imágenes, videos de difusión; pasando lisa y llanamente a la politica. Lejos de  darles apoyo a los que están lejos de su casa en tiempos de convulsiones, el navio venezolano Simon Bolivar era  blanco del rechazo al gobierno de su pais convirtiendolo en el menos visitado, aunque su gente recibían amablemente hasta en la cocina (si, no he cambiado mucho) y hasta descongelarse con un café. 

B.E. Simón Bolivar saliendo del puerto.
El helado viento nocturno  que pon{ia en serios aprietos al fin del verano no pareció disuadir mucho a la gente que se arremolinaba en torno a la ARA Libertad y la Esmeralda (Chile) las dos favoritas: esta última ademas por su tamaño y rareza sumaba otro motivo de mas baja ley. Hasta dignas jubiladas tiraban por la borda su pudor de barrio y morían por los marineros trasandinos; con tal de embarcar -días o un ratito- hacían llegar desde  tiernas ofertas maternales hasta propuestas mas hot que vaya una a imaginar en señoras que eran la imagen de la dulce abuelita.

Las unidades misilísticas abiertas al publico sirvieron para que la escriba se sentara en el puente de mando de una de ellas -me esta gustando esto de sentarme allí- y conocer distintos tipos de armamento moderno para sembrar el espanto del cual nadie se asustaba. Vistos de cerca y sin usar la imaginación no parecen intimidar mucho: con el frio y la lluvia -invitados indeseables que se colaron el ultimo dia, arruinando la fiesta despedida- un torpedo capaz de abrir un crater en su objetivo, terminó oficiando de perchero mientras me quitaba saco, sueter y me ponía mas abrigo debajo de estos al comentario de "y ... algún uso hay que darle". Vaya lujo con lo que cuesta, darle tal uso pero  a cambio me tocó enseñarle  a la tripulación a hacer humor negro.

B.E.Guayas (Ecuador) saliendo del puerto, listo para largar velas.
Otros vientos corren por el mundo: crisis, fantasmas, miedos reales e imaginarios, revueltas, protestas, y hasta la muerte se hicieron de alguna forma presente, contrastando con el buen clima de los anfitriones que permitían a los mas osados algunas trapacerías. Para los que conocen el paño no se sorprenderán de verme usar una vela trinquete como hamaca paraguaya, o que me diera mi gusto de trepar a un palo. A fin de cuentas el bauprés es uno de ellos y allí  estoy parada como un gaviero, sentada en otro, avisando al barco civil que iba al abordaje -si sabes pasar, bienvenida. Me la dieron, claro que se pasar de un barco abarloado a otro- visitar interiores como las cocinas o puentes de mando. Y llegado el momento de la partida, ubicados sobre las barrancas, los muelles que protegen de las olas, se llevaron la despedida  de la   gente común además de los honores, pescadores de caña y embarcados en unidades del tamaño de una cascara de nuez, y hasta el 'Trencito de la Alegría'. Las mismas velas hermanas navegan juntas y se merecen en los próximos puertos, toda la promoción y buena recepción de quienes dejan a sus familias por tanto tiempo para adiestrarse en su profesión (los brasileros se perdían de ver el mundial en su propia casa pero estaban seguros de ganarlo como para compensar), estrechar lazos entre países, conocer gente (tienen el ojo entrenado para lo que es levante y para lo que es interés genuino, aviso para avivar a las chicas), y como decía John que no sera latino pero sabia que quería: darle una oportunidad a la paz entre nosotros, en nuestros paises y el resto del mundo. Sé que no será el uso óptimo, pero quiero que el torpedo siga sin abrir un crater sobre otras  personas, de modo que  hasta la próxima vez que pueda ver el buque que lo porta, por favor, cuiden bien de mi perchero.


6 comentarios:

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Sin dudas no es el mejor escrito, pero algo es algo, un pantallazo de los ultimos dias de la Regata en Mar del Plata. A la fecha doblaron el temido y mitico Cabo de Hornos (Cape Horn) y navegan por el Pacífico, que de pacífico no tiene mucho precisamente con sus aguas frias, revuelas y vientos aullantes.

xibeliuss dijo...

Conociendo tu pasión por el mar y los veleros, seguro que lo disfrutaste hasta el tuétano. ¿Quién necesita China? jejeje

Pd. Gracias por la cita

La Gata Coqueta dijo...



Existe un lugar donde todo es posible...
Donde todo es verdadero, donde se siente paz,
donde las flores tienen un aroma especial,
y los abrazos van acompañados de una esencia diferente.

Y en este lugar…
¡¡El corazón!!

Es donde yo acojo al amigo que tiene la amabilidad,
de pasar a visitarme y dejarme
unas palabras salpicadas de cariño cada semana.

Besos y abrazos multicolores en este domingo,
para ese especial amigo hoy mañana y siempre!!

Atte.
María Del Carmen




xibeliuss dijo...

Ah, se me olvidaba: un buen programa, sencillo y gratuito, para conseguir efectos parecidos al de la foto de mi blog lo puedes descargar aquí: http://www.fotosketcher.com/

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

La cita era obligatoria dado que de nuevo yo metida en las cocinas Xibelius! Por suerte mucho no he cambiado.
Gracias por la informacion para las fotos.-

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Gatita, gracias por tu presencia contra viento y marea.